Consejos para la Seguridad en Obras se Construcción

Les compartimos el video “Mejores Consejos para la Seguridad en Obras se Construcción“

CONVIVIENDA dará créditos accesibles y facilidades de pago a personas de escasos recursos

CONVIVIENDA dará créditos accesibles y facilidades de pago a personas de escasos recursos

La Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (C.H.I.C.O.) felicita al Sr. Presidente de...

S.O.S. H2O Distrito Central Sin Agua

S.O.S. H2O Distrito Central Sin Agua

Con la falta de agua en la capital en época de verano, muchas otras comunidades cuyas cuencas...

  • Ley de Inspección Laboral

    Ley de Inspección Laboral

  • Consejos para la Seguridad en Obras se Construcción

  • Actualizacíon de datos afiliados

    Actualizacíon de datos afiliados

  • CONVIVIENDA dará créditos accesibles y facilidades de pago a personas de escasos recursos

    CONVIVIENDA dará créditos accesibles y facilidades de pago a personas de escasos recursos

  • S.O.S. H2O Distrito Central Sin Agua

    S.O.S. H2O Distrito Central Sin Agua

S.O.S. H2O Distrito Central Sin Agua

Con la falta de agua en la capital en época de verano, muchas otras comunidades cuyas cuencas producen suficiente liquido para autoabastecerse en toda época del año, se ven afectadas directamente por tal situación, ya que se da prioridad a abastecer a la ciudad capital, por lo que una gran cantidad del agua generada es desviada a la ciudad capital, provocando el injusto racionamiento en estas zonas cuyos moradores cuidan y protegen sus fuentes de agua, para mencionar algunas de estas tenemos a Valle de Ángeles, Santa Lucia, Tatumbla, Mateo, Lepaterique, entre otras.

No hace falta ser un técnico altamente calificado para saber de inmediato que este problema es tanto de carácter técnico como de índole cultural.

... Aquí todos tenemos la culpa!

Las temperaturas aumentan anunciando que está iniciando el verano y con este la gran preocupación por la que pasan muchos compatriotas y en especial los ciudadanos de la ciudad capital, por la grave escasez del vital liquido que se avecina, por los males olores que van a imperar, por la reducción en el ritmo de producción de la industria que requiere de agua para producir, por las enfermedades de tomar agua de mala calidad y las falta de higiene, y cuando menos lo esperamos, se vienen las fuertes lluvias producto del cambio climático y el Distrito Central se inunda por el pésimo estado de las alcantarillas. Dos cuadros totalmente extremos...... en verano nos morimos de la sed, y en invierno nos ahogamos.

Este ha sido un escenario que se repite año con año que hasta pareciera que estuviésemos viendo una y otra y otra vez, una de esas películas de suspendo viejas y aburridas, donde ya conocemos de memoria cada una de las escenas, donde sabemos que nada pasa, muy parecida a la realidad que se vive en muchas de nuestras comunidades con el problema de la escasez de este liquido preciado, con la diferencia que esta historia es de la vida real, por tanto hay sobrada razón de estar inquieto, pues se trata de un serio problema al cual no se le avista solución ni a corto ni mediano plazo y mientras tanto, este se agudiza, con un impacto negativo para el país y la capital desde el punto de vista social, económico y ambiental. Las quemas de los bosques son cada año más devastadoras, las cuencas están día a día más descombradas y por ende erosionadas, lo que reduce la capacidad de los embalses, la población crece, las tuberías siguen colapsando, el robo de agua ya es algo preocupantemente normal. No hace falta ser un técnico altamente calificado para saber de inmediato que este problema es tanto de carácter cultural, cualitativo, cuantitativo así como de índole técnico. Aquí todos tenemos la culpa.

De acuerdo a estudios realizados por S.A.N.A.A. y el Comité para Desarrollo Sostenible de La Capital, Tegucigalpa, así como el resto de Honduras, poseen una gran variedad de fuentes de recursos hídricos compuesto por el flujo anual de fuentes superficiales como subterráneas los cuales dependen de que tan bien se cuiden las cuencas y se manejen las aguas servidas en las comunidades existentes. Durante el verano la situación de los servicios de agua potable y saneamiento se torna dramática, debido a que la pobre capacidad de los embalses no admite almacenar suficiente agua durante el invierno, la preocupante reducción de los caudales originados de fuentes superficiales que no son aprovechados, la reducción de la presión en el sistema de distribución, la falta de redes y facilidades para abastecer las zonas altas, algunas con una elevación superior a los tanques de distribución o las plantas potabilizadoras y el elevado porcentaje de pérdidas debido a la obsolescencia de las tuberías, agua no contabilizada, pegues clandestinos y el cobro por promedios, en lugar del cobro por consumo real, se traduce en racionamientos severos e intermitencia del servicio.

Hablando del sistema de alcantarillado, las descargas directas de aguas residuales generadas por los sectores domésticos, comerciales, industriales e institucionales, sin tratamiento previo a los cursos superficiales de agua que corren por la ciudad, producen problemas de contaminación orgánica y malos olores, especialmente durante la estación seca por la reducción de caudales y pérdida de capacidad de dilución de los cauces.

Para enfrentar esta problemática se requiere: la incorporación de nuevos sistemas de suministro, la promoción de una cultura del agua y su valor económico entre los usuarios, sustitución, sectorización y ampliación de las redes para atender las zonas marginales, donde gran parte de la población recibe un servicio precario, de dudosa calidad y a un alto costo, así como la construcción de colectores, redes y plantas de tratamiento de las aguas servidas, industriales y domésticas.

La protección de los recursos hídricos y el abastecimiento de agua potable es el principal reto que enfrentan los autoridades y pobladores del Distrito Central, lo cual puede garantizarse sí se asegura su acceso, equidad y sostenibilidad, mediante acciones planificadas y orientadas en el corto mediano y largo plazo.

Desde 1961, el abastecimiento de agua y la gestión de las aguas residuales de la ciudad de Tegucigalpa, es responsabilidad directa del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (S.A.N.A.A.), el objetivo de este organismos es promover la cobertura en agua y saneamiento, realizar los diseños y construcción de los sistemas, brindar asistencia técnica a los municipios, capacitar a las Juntas de Agua, administrar, operar y mantener los sistemas de algunas de las ciudades más importantes del país.

En las áreas rurales y en zonas marginales de la ciudad, todos los sistemas de agua y saneamiento construidos por el S.A.N.A.A. han sido delegados o transferidos a las Juntas de Agua o Asociaciones de Vecinos, quienes con el apoyo del S.A.N.A.A. y la Secretaría de Salud, son las responsables de administrar, operar y mantener los servicios.

En la actualidad el S.A.N.A.A. capta unos 70 millones de m3 (31%) del agua producida en las subcuencas abastecedoras y la almacena en 4 subsistemas principales, provistos de dos embalses con capacidad para almacenar 48 millones de metros cúbicos (m3) de agua denominados Los Laureles y La Concepción, un subsistema de captación de 24 fuentes superficiales en la montaña de la Tigra, denominado El Picacho, un acueducto que capta y conduce las aguas de los ríos Sabacuante y Tatumbla y 10 pozos que entran en operación en la época seca. Con la falta de agua en la capital en época de verano, muchas otras comunidades cuyas cuencas producen suficiente liquido para autoabastecerse en toda época del año, se ven afectadas directamente por tal situación, ya que se da prioridad a abastecer a la ciudad capital, por lo que una gran cantidad del agua generada es desviada a la ciudad capital, provocando el injusto racionamiento en estas zonas cuyos moradores cuidan y protegen sus fuentes de agua, para mencionar algunas de estas tenemos a Valle de Ángeles, Santa Lucia, Tatumbla, Mateo, Lepaterique, entre otras.

La falta de agua se agudiza año con año, tanto por razones técnicas como no técnicas. En el primer caso, entre otras, están las fugas en las obsoletas líneas de distribución, el azolvamiento de los pocos embalses de que se disponen, desde el punto de vista no técnico tenemos, la falta de voluntad política, la mala toma de decisión de nuestros gobernantes, que por continuos períodos presidenciales, han seleccionado a las personas con insuficiente idoneidad técnica y de gestión para dirigir las instituciones encargadas del tema de aguas, pero también contribuyen fuertemente a esto, el alto crecimiento poblacional de la ciudad, la ausencia de cultura del cuidado del agua y del ambiente, del aumento en las quemas y tala de bosques, de la indiferencia de aquellos que no hacen nada para detener esta realidad, de la proliferación de actividades industriales y comerciales que contaminan peligrosamente las fuentes de agua, ensucian las calles, desperdician o roban el agua.

Es penoso que solo se han dado soluciones improvisadas, poco falta para que los capitalinos inicien con tradiciones indígenas milenarias como lo eran (o son) las danzas de la lluvia para hacer que llueva y se llenen nuestros embalses.

Sobran los estudios y propuestas que se han realizado a través de los años, por parte de consultores internacionales y nacionales, así como de muchos entes de cooperación externa, en la que se plantean interesantes soluciones para reducir la necesidad de agua en la capital de una vez por todas. Todos estos coinciden en el alto costo social, económico y ambiental que implica el no poseer un servicio eficiente de suministro de aguas y alcantarillado en nuestra capital, en la que el nivel de cobertura (en el mejor de los tiempos) llega a solo un 80% para suministro de agua, 65% para el alcantarillado, 75% para residuos sólidos y 15% para tratamiento de aguas residuales.

Un nuevo gobierno dirige los destinos del país para el período 2014 a 2018, y se ha nombrado a un técnico de primer nivel para dirigir al S.A.N.A.A. (al Ing. Luis Evelyne), esta es una excelente oportunidad para coordinar esfuerzos e iniciar cambios inmediatos sustanciales orientados en la implementación de soluciones integrales a corto, mediano y largo plazo.

Hay que reconocer que estas nuevas autoridades están iniciando a tomar en cuenta el importante trabajo y apoyo de organizaciones tales como Capital 450 y Frente Ciudadano por el Agua, gremios profesionales como ser el Colegio de Ingenieros Civiles de Honduras y el Colegio de Arquitectos de Honduras, y gremios empresariales como la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa, Cámara Hondureña de Empresas de la Consultoría y Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción, que por varios períodos de gobierno, han entregado propuestas al Estado sin haber obtenido respuesta alguna.

El problema es crítico, el Estado debe darle prioridad inmediata, la ciudadanía debe colaborar, el tiempo es ahora, no debemos esperar todo el tiempo a que otros vengan a solucionar nuestros problemas, debemos de comprometernos todos con nuestra ciudad capital de una vez por todas, así como con otras comunidades que así lo requieren.